Receta Sándwich de Queso Gouda fundido y Manzana. Fácil y rápido de preparar!

Hoy comparto esta receta porque estaba recordando mi último viaje a Escocia y fue una de las comidas que más disfruté. En un pub pequeño, alejado de las calles turísticas, con suelo de moqueta, chimenea y ambiente puramente escocés. Serían las 12 del mediodía o incluso antes y acabábamos de visitar el castillo de Edimburgo cuando nos entró hambre y ganas de una cerveza. Qué bien hicimos en hacerle caso al guía, el sitio era auténtico, servían menú del día – que para ser de allí era bastante barato – y lo mejor, se estaba calentito!

El menú no incluía demasiado, la cocina del pub era bastante básica, sopas de verduras de temporada de primero y de segundo un sándwich a elegir. Nunca había probado un sándwich de queso con manzana, y al leerlo me sorprendió, ni siquiera lo hacían con Gouda, era queso azul, pero fue leerlo y la boca se me hizo agua. ¡Después de haberlo probado ya os advierto que queda mejor para mi gusto con queso gouda, pero si queréis probarlo con queso azul tampoco os disgustará!

Esta receta es muy sencilla y me parece una idea maravillosa para una cena rápida o una comida para llevar al trabajo o a la escuela. Se hace en menos de 5 minutos. Vamos con los ingredientes:

Ingredientes para 1 Sándwich de Queso Gouda y Manzana

Si no te gusta la rúcula puedes quitar sin problemas eso, el sabor del sándwich no variará mucho. A mí es que me gusta a veces meter verduras donde puedo jajajaj

Bien teniendo ya los ingredientes vamos con los pasos a seguir para preparar nuestra receta…

Elaboración del Sándwich de Queso Gouda y Manzana :


1. Primero de todo pelamos la manzana y la cortamos a rodajas de tamaño medio, que no queden ni muy finas ni muy gruesas.

2. Ponemos una sartén a fuego medio-alto y untamos las rebanadas de pan con mantequilla para acto seguido ponerlas a dorar en la sartén. En las partes interiores ( es decir las que no están boca-abajo en la sartén ) añadimos primero una lámina de queso, la manzana a rodajas y la otra lámina de queso. Si te gusta la rúcula añádela también en este paso justo encima de la segunda loncha de queso.

3. Hecho esto sólo queda cerrar el sándwich con la otra rebanada y dejar tostar al gusto. A mí me gusta que el pan quede bien crujiente.

4. Emplatar o envolver para llevar y listo! Sólo queda que disfrutes de tu sándwich.

Es una receta tan fácil y rápida que tienes que probarla y además dejarme en los comentarios qué tal te ha parecido!

Bon appétit chefs, hasta la próxima!