Receta Brownies con nueces

Brownies con nueces, una receta indispensable si eres un adicto al chocolate!

Los brownies son una de mis recetas preferidas para postres, sobretodo la que lleva nueces. Me encanta el contraste de lo blandito que es con los trozos crujientes de nueces, además si lo acompañas con una bola de helado, un poco de nata montada o dulce de leche está más que delicioso.

Es una receta bastante fácil de preparar y los resultados son geniales. El brownie realmente se creó por un error que cometió un cocinero al no añadir levadura a su bizcocho de chocolate, curioso eh?

Ingredientes para elaborar nuestros brownies con nueces:

  • 150 Gr de Chocolate Negro para postres
  • 100 Gr de Mantequilla sin Sal
  • 150 Gr de Azúcar
  • 80 Gr de Harina de repostería
  • 3 Huevos
  • 75 Gr de Nueces troceadas
  • 1 Cucharada de Esencia de Vainilla

¿Cómo hacer los brownies con nueces? Pasos a seguir:

  1. Antes que nada vamos a poner el horno a precalentar a 180ºC y mientras tanto vamos a ir preparando la receta.
  2. Ponemos el chocolate negro a fundirse al baño maría y le añadimos la mantequilla troceada. Cuando los dos ingredientes se hayan derretido completamente los apartamos del fuego.
  3. En un bol nos ponemos a batir los huevos mientras poco a poco vamos añadiendo el azúcar. Cuando la mezcla nos quede como una pasta lo añadimos junto con el chocolate y la mantequilla.
  4. Con una espátula ayudamos a que los ingredientes se mezclen bien realizando movimientos envolventes. Entonces añadimos la harina tamizada a esta mezcla y el toque de esencia de vainilla, los volvemos a mezclar de nuevo ahora con la ayuda de unas varillas.
  5. Troceamos las nueces un poco y las añadimos a la mezcla. Ahora ya queda verter nuestra masa de brownies en el molde, recordad que es mejor escoger uno ancho y bajo que no pequeño y profundo.
  6. Añadimos papel de horno a nuestro molde para que no se nos peguen los brownies y vertemos la masa en él. Introducimos el molde en el horno que ya debería haber alcanzado los 180º y los dejamos hornear durante al menos 25 minutos.
  7. Pasado este tiempo podemos mirar si ya está hecho y si le faltase un poco dejarlo otros 5 minutos.
  8. Hecho esto desmoldamos los brownies y primero los dejamos enfriar. Una vez se hayan templado ya podemos cortarlos a cuadrados y servir en un plato con una bola de helado, un poco de nata montada, dulce de leche o simplemente azúcar glas!

Espero que lo probéis y que os queden ricos y sobretodo que sea una receta que repitáis muchas veces. Si tú prefieres los brownies sin nueces te animo a probar la receta igualmente sin añadirlas, quedará igualmente deliciosa. Algunas veces he probado a echar también una cucharadita de canela en polvo o incluso a parte de las nueces unas pocas almendras. También son buenas ideas, hay bastantes variantes de esta receta y siempre se pueden encontrar ideas nuevas para hacer los brownies más ricos.

Bon appétit chefs golosos

Receta fácil del auténtico Tiramisú italiano

El tiramisú es uno de los postres más famosos de Italia, fresco y delicioso. Es una receta fácil de hacer pero que hay que dejar reposar su debido tiempo para poder degustarla. Para mi gusto es uno de los postres fríos más buenos.

Realmente existen dos tipos de tiramisú, esta receta es sin alcohol. Si quieres añadírselo puedes escoger un licor y juntarlo con el café frío antes de empapar los bizcochos de soletilla en él. El más típico es el licor Amaretto, tiene gusto a almendras dulces y es una bebida alcohólica italiana. Si no tienes amaretto puedes utilizar un licor de café o de chocolate por ejemplo.

Ingredientes para hacer 6 raciones de Tiramisú italiano

  • 4 Huevos
  • 100 gr de Azúcar
  • 400 gr de Queso Mascarpone
  • 200 gr de Bizcochos de soletilla o melindros ( Más bien duros )
  • 200 gr de Chocolate negro rallado
  • Cacao en polvo para decorar (Parte superior del tiramisú)
  • 200 ml de Café

Pasos a seguir para hacer Tiramisú italiano

Lo primero será preparar el café y dejar enfriando mientras vamos a ir separando las yemas de los huevos de las claras. En un bol ponemos las 4 yemas y en el otro únicamente ponemos la clara de dos de los huevos.

Con las varillas eléctricas batimos a punto de nieve las dos claras y las reservamos. En el otro bol o recipiente donde tengamos las yemas las batimos junto con el azúcar hasta que la consistencia sea espumosa.

Llegados a este punto vamos añadiendo el mascarpone lentamente y seguimos batiéndolo a poca velocidad para que se integre con las yemas y el azúcar. Cuando tengamos todo el mascarpone mezclado con las yemas y el azúcar añadiremos las 2 claras que teníamos montadas a punto de nieve.

Mezclamos con una espátula de silicona o de madera para que se integre todo. Cogemos un molde o una bandeja de cristal y empezamos a rellenarlo por capas.

Primero, empapamos los bizcochos de soletilla en el café préviamente enfriado y ponemos una capa que cubra el fondo. Cogemos el bol con la mezcla de mascarpone y ponemos una capa de esta encima de las soletillas ayudándonos con la espátula. Añadimos la mitad del chocolate rallado encima de la crema y repetimos el proceso. Volvemos a poner la capa de bizcochos empapados de café y otra encima de la crema de mascarpone y añadimos el chocolate rallado y si con estas dos capas hemos llenado el molde sólo quedaría espolvorear el cacao por encima. Si tienes un molde más grande y te permite hacer más capas repite el proceso y espolvorea el cacao en la capa superior.

Hecho esto metemos nuestro tiramisú en la nevera y sólo faltara dejarlo reposar unas tres horas. Al servirlo, puedes volver a espolvorear cacao en la parte superior ya que a veces en la nevera se humedece.

Y listo! Ya tenemos un postre de rechupete. Espero que lo disfrutéis tanto como yo, realmente es un postre fácil y con una presentación preciosa.

Bon appétit chefs!